Propuesta de intervención para el desarrollo de actividades de Teoría de la Mente (3ª parte)

 

Para finalizar la propuesta de intervención, comento hoy los dos últimos pasos que, aunque estén expuestos en un orden concreto son complementarios y se trabajarían de forma paralela en función de los avances que vayan teniendo los alumnos.

 5. Diferenciación de verdad y mentira.

Se trata de una fase de gran complejidad ya que vamos a enseñar a nuestros alumnos no sólo a diferenciar la verdad de la mentira sino también la forma que las personas tenemos de manipular dichos estados. El alumno tiene que aprender a detectar estas situaciones y también a provocarlas. En este ámbito de actividades se incluyen:

  • Bromas
  • Engaños
  • Invenciones
  • Estados emocionales complejos (culpa, vergüenza).

Como se puede observar nos hallamos en una fase que requiere de unas habilidades previas en otras áreas para ser desarrollada, especialmente en lo que a uso de habilidades pragmáticas se refiere (funciones superiores de la comunicación, comprensión de lenguaje no verbal, etc)

Para trabajar estas habilidades podemos recurrir a algunas actividades como el análisis de chistes y adivinanzas, descubrir absurdos y errores atribuyéndoles características de verdadero o falso, realizar bromas a compañeros y profesores, o experimentar probabilidades (por ejemplo, el niño imagina lo que hay de comer y luego comprueba lo que hay en realidad…). Otra herramienta que puede resultar de gran utilidad es el visionado de vídeos (preferiblemente series o películas de su interés) en los que descubrir y analizar situaciones como las comentadas.

En esta fase asimismo es importante aprender que una misma persona puede decir una cosa y pensar otra diferente. Esto va a ser un factor clave para poder realizar atribución de intenciones basadas en deseos o creencias. Para ello nos apoyaremos de nuevo en viñetas o miniaturas con bocadillos representando lo que se piensa y lo que se dice.

 

6º Entrenamiento específico en situaciones de Falsa creencia.

Las situaciones de falsa creencia pueden ser de primer o segundo orden. Las tareas de primer orden suelen resolverse a partir de los 4 ó 5 años de edad, las de segundo orden a los 6 ó 7 años en niños con un desarrollo normal.

Nuestros alumnos con TEA necesitarán de todo el entrenamiento previo que hemos desarrollado hasta ahora para su resolución, y además de un entrenamiento específico en el análisis y comprensión de estas tareas de falsa creencia.

A continuación expongo dos ejemplos de tareas de Falsa creencia:

Tarea de falsa creencia de primer orden:

El señor deja sus gafas encima de la mesa y sale de la habitación.

La señora guarda las cajas en un cajón mientras él está fuera.

Cuando vuelva el señor ¿dónde buscará sus gafas?

Tarea de falsa creencia de segundo orden:

El señor da una caja vacía al niño pero le dice que dentro hay un conejo.

El niño y su amigo colocan la caja encima de un mueble y se ponen a jugar. Mientras juegan un gato se mete dentro de la caja.

Cuando llega el señor ¿espera que se mueva la caja? ¿y los niños?

Es importante analizar detalladamente las tareas junto con el alumno, asegurándonos de su correcta comprensión en todos los detalles que las conforman. Además de los materiales gráficos, puede resultar muy interesante el trabajo con marionetas que permitan al alumno una participación más activa.

Hasta aquí esta pequeña propuesta sobre la cual agradeceré sugerencias y comentarios para mejorarla entre todos.

Saludos y hasta dentro de unos días.

NOTA: Los dibujos de las tareas de falsa creencia están extraídos del libro En la Mente de Monfort, M. y Monfort, I. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies